La demanda del alquiler tira de la rentabilidad para invertir en vivienda al situarse en el 7,1%