El precio anunciado por la inmobiliaria sirve de prueba a un tribunal para anular el pago extra del ITP por comprar casa.